Cinco nombres de Jesús en el Nuevo Testamento y su significado

13 de diciembre del 2015

En todo el universo el nombre Jesús es un nombre especial. ¿Cuán especial? Filipenses 2:9-11 nos dice que Dios exaltó a Jesús hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla; y toda boca confiese públicamente que Jesucristo es el Señor.

Además del nombre Jesús, podemos hallar otros nombres para el Señor en el Nuevo Testamento. Cada uno de ellos contiene un amplio significado, el cual nos comunica un aspecto importante de lo que Él es para nosotros.

En esta entrada, aparte de cubrir el nombre de Jesús, cubriremos cuatro nombres para Jesús que se mencionan en el libro de Mateo y Juan. Ver el significado de estos nombres aumentará nuestro aprecio por esta Persona maravillosa y fortalecerá nuestra experiencia de Él.

Jesús

Jesús es el primer nombre en el Nuevo Testamento en Mateo 1:1 y es el nombre del Señor dado por Dios:

“Y dará a luz un hijo, y llamarás Su nombre Jesús, porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados”.—Mateo 1:21

Pero ¿qué significa Jesús?

La nota 1 de este versículo en la Versión Recobro dice lo siguiente acerca del nombre Jesús:

Jesús es el equivalente en el griego del nombre hebreo Josué (Nm.13:16), el cual significa Jehová el Salvador o la salvación de Jehová. Por lo tanto, Jesús no sólo es un hombre, sino Jehová, y no sólo Jehová, sino Jehová como nuestra salvación. Así que, Él es nuestro Salvador”.

Jesús significa Jehová el Salvador, y Jehová es el Dios eterno que existe para siempre. Jesús es Jehová mismo quien vino a ser un hombre para ser nuestra salvación. Solamente Jesús nos puede salvar del pecado. Solamente Jesús nos puede salvar del juicio de Dios, de Satanás, del mundo, de una vida de vanidad y de tantas otras cosas negativas.

El nombre Jesús también es la forma griega del nombre Josué. En el Antiguo Testamento, Josué fue quien guió al pueblo de Dios a la buena tierra de Canaán, la cual llegó a ser un reposo para ellos. En la actualidad, Jesús es nuestro Josué, quien nos introduce en el reposo. Cada vez que invocamos el nombre de Jesús, somos completamente salvos de muchas cosas que nos preocupan y somos introducidos en el verdadero reposo.

Emanuel

Mateo 1:23 menciona otro nombre para el Señor en el Nuevo Testamento:

“‘‘He aquí, una virgen estará encinta y dará a luz un hijo, y llamarán Su nombre Emanuel‘ (que traducido es: Dios con nosotros)”.

En este versículo podemos ver que el significado del nombre Emanuel es “Dios con nosotros”.

La nota 2 de este versículo en la Versión Recobro también nos dice esto:

“Jesús fue el nombre que Dios le dio, mientras que Emanuel, que significa Dios con nosotros, fue como los hombres le llamaron. Jesús el Salvador es Dios con nosotros. Él es Dios y también es Dios encarnado para morar entre nosotros (Jn. 1:14). Él no sólo es Dios, sino Dios con nosotros”.

Que Dios habitara entre nosotros y con nosotros es algo tremendo. Antes de Su encarnación como el hombre Jesús, Dios estaba lejos de nosotros, habitando en los cielos en una luz inaccesible. Sin embargo, como hombre en la tierra, el Señor Jesús, Dios mismo, era tangible, y accesible. Ciertamente Él era Emanuel, Dios con nosotros.

En Mateo 28:20, después de Su muerte y resurrección, el Señor Jesús alentó a Sus discípulos diciéndoles: “He aquí, Yo estoy con vosotros todos los días, hasta la consumación del siglo”. Esta palabra es para todos nosotros los creyentes. Emanuel, quien es Dios con nosotros, en resurrección llegó a ser el Espíritu vivificante que ahora vive en nuestro espíritu. Debido a que vive en nosotros cada día, ¡ experimentar a Dios con nosotros todo el tiempo!

Cristo

El nombre Cristo, el cual es mencionado por primera vez en Mateo 1:1, es la palabra griega para Mesías. Cristo significa el Ungido, el designado por Dios para llevar a cabo Su propósito eterno. Nuestro Señor Jesucristo es el Único comisionado por Dios para cumplir Su voluntad mediante Su crucifixión, resurrección, ascensión y segunda venida. Él es Aquel de quien los profetas profetizaron y a quien el pueblo de Dios esperaba.

Isaías 61:1 en el Antiguo Testamento es una profecía del Cristo que iba a venir:

“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre Mí,
por cuanto me ha ungido Jehová
para traer buenas nuevas a los afligidos;
me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón,
para proclamar libertad a los cautivos,
y a los atados apertura de los ojos”.

Nuestro Señor es Aquel que trae las buenas nuevas de Su salvación a nosotros, quien sana nuestro corazón quebrantado, nos proclama libertad y abre nuestros ojos. Y cuando lo recibimos Cristo llega a ser Aquel en nosotros que llevará a cabo el propósito de Dios a fin de cumplir el deseo de Dios.

La Palabra

Otro nombre para el Señor Jesús es la Palabra.

Juan 1:1-4, una porción muy profunda en la Biblia dice:

“En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Él estaba en el principio con Dios.Todas las cosas por medio de Él llegaron a existir, y sin Él nada de cuanto existe ha llegado a la existencia. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres”.

La Palabra, la cual estaba en el principio con Dios, era Dios. Sin Cristo como la Palabra, Dios sería misterioso e incognoscible. El Señor, quien es la Palabra, nos definió, explicó y expresó a Dios. Él nos declaró quién es Dios.

Y no sólo eso, mediante la Palabra toda la creación llegó a existir. En la Palabra estaba la vida y esta vida llegó a ser la luz de los hombres.

Juan continúa diciendo en el versículo 14

“Y la Palabra se hizo carne, y fijó tabernáculo entre nosotros”.

La Palabra, quién es Dios mismo, no permaneció en la eternidad sino que salió de la eternidad para entrar en el tiempo llegando a ser carne. Es decir, se encarnó como un hombre: Jesús. La Palabra eterna quien estaba con Dios, era Dios y por medio de quien todas las cosas llegaron a existir escogió unirse con la humanidad. Él vino como el tabernáculo de Dios o morada de Dios en la tierra entre los hombres. Su habitación está ahora con todos los creyentes.

Como la Palabra, Cristo declara quién es Dios. Él es el Dios eterno, no obstante, se hizo carne para ser un hombre. ¡Él es nuestra vida y luz, y nosotros somos Su morada!

El Cordero de Dios

Jesús también es el Cordero de Dios. En Juan 1:29, cuando Juan el Bautista se encontraba bautizando a las personas en Betania, “vio a Jesús que venía a él, y dijo: ¡He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!”

El Cordero de Dios es un título muy especial y dulce para aquellos que creemos en el Señor. Hebreos 9:22 dice: “sin derramamiento de sangre no hay perdón”. Esto significa que para que Dios perdonara nuestros pecados era necesario que alguien muriera. Ese Alguien era el Cordero de Dios precioso y sin mancha, quien dio Su vida para redimir a cada uno de nosotros.

Jesús como el Cordero de Dios fue sacrificado en nuestro lugar. Cuando vemos todo lo que Él pasó a fin de cumplir el requisito justo de Dios para que pudiéramos ser traídos nuevamente a Dios, no podemos evitar alabarle y amarle.

Mientras vemos más y más de lo maravilloso que es el Señor, estamos dispuestos a apreciarle más y más, y nuestro amor por Él y alabanza a Él aumentan.

Al ver los nombres que mencionamos en esta entrada, podemos amarle como Jesús: Dios quien vino a ser nuestro Salvador, y como Emanuel: Dios con nosotros. Podemos alabarle como Cristo: el Ungido de Dios quien lleva a cabo el proposito de Dios, y como la Palabra: Aquel que expresa de manera perfecta a Dios en todo. Y podemos darle las gracias por ser el Cordero de Dios sin mancha o defecto alguno, quien se sacrificó a Sí mismo para efectuar la redención por nuestros pecados.

Solamente podemos introducir de manera sencilla estos nombres en esta entrada. Nos tomaría mucho más tiempo del que tenemos para cubrir el significado profundo de cada uno. Esperamos que lo que compartimos aquí enriquezca su conocimiento y apreciación de nuestro Dios rico e inagotable. ¡Él es maravilloso!


Sus comentarios son muy importantes para nosotros. Deje un comentario que exprese lo que usted piensa, sus experiencias relacionadas a la entrada. Puede iniciar la sesión con Disqus, Facebook, Twitter o Google, o poner su comentarios como invitado al seleccionar el casillero de verificación: "prefiero comentar como invitado" cuando haya terminado de poner su comentario en el formulario. Le pedimos que siga las Normas para hacer comentarios en el blog.

comments powered by Disqus